Se dice que la globalización es un proceso imparable de la humanidad desde finales del siglo XXI. Sin embargo, la globalización imperante ha tomado las características de un modelo neoliberal salvaje. Éste tipo de globalización neoliberal sí lo podemos detener, pero no podemos ser globalifóbicos si entendemos que la mundialización es necesaria. A este otro tiempo de globalización alternativa lo podemos llamar mundialización, el cual podemos dirigir no ya a grupos reducidos que acaparan los recursos del planeta sino hacia los intereses de las mayorías.